Diadema proviene del término latino diadema, que fue tomado del griego διάδημα.

Las diademas se usaron en Grecia como tributo a los dioses, eran confeccionadas con hojas y flores.

 La palabra se compone de “día” que significa “alrededor”, y por “deó” que indica  ligar, aludiendo a lo que se pone, ligando, al rededor de la frente.

Una diadema es un objeto circular, abierto en la parte posterior mientras que la corona es cerrada, aunque esta muchas veces se complementa. La diadema se coloca rodeando la cabeza, como adorno.  La Diadema representaba signo de poder entre los reyes, el día de hoy es usado por las mujeres como accesorio decorativo de su atuendo cotidiano.

 

Se utilizan en coronaciones de reinas o princesas en certámenes de belleza a nivel de países y otras veces, en celebraciones de quince años y novias con su comitiva femenina en matrimonios, aunque la mayoría de las veces, se prefieren las TIARAS (Origen Persa), que son más prácticas en su ornamentación. En época antigua solían ser fabricadas de oro o plata en nuestra época actual de flores en colores variados en diferentes  materiales.

Las damas griegas, mesopotámicas y romanas la utilizaban como símbolo de belleza como adorno para resaltar su esplendor.

Los deportistas sobresalientes en competencias de la época antigua utilizaban las elaboradas con ramas de olivo o laurel.

Los lideres Romanos utilizaban diademas como sinónimo de  poder y jerarquía.

Los Reyes de España, utilizan las diademas, con figura de ocho en perlas, en Francia, cuenta con seis diademas.