Lazo de Novios
LAZO DE BODA

En la boda, el lazo representa de manera simbolica el vínculo inquebrantable entre los novios, es esa fuerza que los une y los aparta del resto del mundo, protegiéndolos y afianzando su alianza. Es la reperesentación material de esa conexión que solo ellos dos comparten.

Tradicionalmente, los padrinos de lazo lo colocan sobre los hombros del novio y de la novia, respaldando sus promesas. Estos padrinos suelen ser una pareja muy cercana y apreciada por los novios y que lleva mucho tiempo junta o cuya relación es estable. Así, los encargados de enlazar al nuevo matrimonio acostumbran ser una pareja con experiencia y fortaleza en su relación.

Ojo: no tiene que ser forzosamente una pareja casada quien enlace a la pareja, pero, por consideración y superstición, no le dejes la tarea a tu amiga soltera porque, dicen, es de mala suerte para los solteros. Recuerda que dice el refrán que la mujer que enlaza no se casa.

Esta tradición tiene orígenes muy antiguos. San Isidoro de Sevilla la describe como parte del ritual toledano de matrimonio, vigente en la Temprana Edad Media en parte del territorio de la actual España. Pese a que este rito fue oficialmente suprimido en el siglo XI, algunas diócesis católicas lo mantuvieron y después, atravesaron el océano en tiempos coloniales.

Según este rito, se colocaba sobre los novios un yugo, una banda o un dosel. Después, en las bodas católicas se empezaron a utilizar las guirnaldas de azahares sobre los hombros de los novios. Sus colores eran el blanco y el guinda, simbolizando la pureza de la unión y la sangre de la futura descendencia de la pareja.

Es por ello, quizás, que algunos lazos tienen flores en el centro, de las que se desprenden cadenas finas o hileras de cuentas, representando esta misma descendencia y, con ello, volviéndose un amuleto para la fertilidad. La unión mediante guirnaldas también estaba presente en las tradiciones irlandesas medievales.

Dentro del rito del matrimonio, se enlaza a la pareja luego de que han intercambiado los anillos y se han dado las arras, cuando están arrodillados frente al altar. El lazo permanece alrededor de ellos hasta que la ceremonia termina. Entonces es retirado por los mismos padrinos o por el sacerdote y es entregado a la novia.